Un despacho particular con buena cobertura

No estás solo.

Me encargo personalmente de exprimir mis 30 años de experiencia para sacar adelante cada caso.

Así que, por muy sencillo que sea el tuyo, no te lo va a llevar ningún becario o recién licenciado.

Además, trabajo mano a mano con una gran red de profesionales de confianza con los que colaboro desde hace años.

Desde Madrid hasta donde me necesites: con un pie en los juzgados

Estoy en Madrid, pero puedo ayudarte en cualquier juzgado de España.

Siempre intentaré negociar y evitarte juicios, pero, si fuera necesario iremos a juicio.

Mi despacho además se encuentra enfrente de los juzgados: si hay que personarse e insistir para agilizar tu caso, solo será cuestión de bajar la escalera e ir allí.

Esgrima + árbitro = algo personal que puede ayudarte.

Hago esgrima y he sido árbitro.

 ¿Qué tendrá que ver esto con la abogacía? La verdad es que mucho más de lo que imaginas.

He aprendido a pelear hasta el último punto, soportar la presión externa y estar atento a todo lo que ocurre, lo que nos ayudará en los tribunales. Debato hasta el final y capto todo lo que dicen los demás para usarlo a favor de mi cliente.

Clientes reales con testimonios veraces

Es evidente que aquí solo verás mis mejores reseñas. Casos de éxito que nacen de aciertos y errores que he acumulado en estos 30 años de carrera. Porque está claro que los errores son los que nos llevan a la excelencia.

Háblame de tu caso, buscaré la solución más cómoda para ti